Cómo repensar una industria

Jeff Bezos es considerado como uno de los 50 empresarios más audaces. Aquí lo que cuatro emprendedores aprendieron de trabajar codo a codo con él.

Jeff Bezos fundó Amazon hace 23 años -cuando tenía 30 años-,bajo el concepto de una librería en línea. Al día de hoy se ha convertido en el mayor minorista por internet del mundo. Por sí mismo, el sistema de distribución de Amazon deja en ridículo a la mayoría de los operadores del sector. Tan sólo hay que compararlo con el Servicio Postal de Estados Unidos, por ejemplo. La compañía ha vendido más de 10 millones de dispositivos Echo con tecnología Alexa -desde que debutó en 2014-, llenando a los hogares de todo el mundo de inteligencia artificial.

Además, cuenta con un estudio de producción galardonado con los premios Oscar y Emmy; su servicio de suscripción, Amazon Prime, alcanzó los 80 millones de miembros este año (después de sumar 58 millones en 2016), y ha vuelto a Bezos uno de los hombres más ricos del planeta (con 81,500 millones de dólares, según el listado de los hombres más ricos del mundo de Forbes).

Este éxito por si solo -ver oportunidades en donde otros no lo han hecho, y aprovecharlas más rápido de lo que otros pueden- lo han convertido en uno de los empresarios más audaces del mundo. Pero junto con ello, Bezos ha demostrado ser hábil para enfrentar retos totalmente inesperados.

En junio adquirió al proveedor de alimentos orgánicos Whole Foods por la cantidad de 13,400 millones de dólares, y se apresuró a bajar los precios de forma notable (aunque la escala total de sus planes aún está por revelarse).

Su gestión de The Washington Post, que compró en 2013, se ha convertido en la envidia de la industria de los medios de comunicación: sus ingresos por publicidad presentan un crecimiento anual que se sitúa en los dos dígitos, el tráfico se ha disparado y este año rompió la marca de los 90 millones de usuarios por mes, y está construyendo tecnología por la cual otras compañías pueden pagarle ahora (como Zeus, que entrega anuncios a la velocidad de la luz; Heliograf, el sistema automatizado de narración de historias del Post, y Clavis, su motor de recomendación de contenido).

En síntesis, Bezos no sólo compra una compañía: la usa para representar una industria. Para entender cómo su impacto se extiende más allá de los muros de su propia operación, le pedimos a cuatro discípulos de Amazon -quienes ahora dirigen sus propias compañías- que reflexionaran sobre las lecciones invaluables que aprendieron del hombre más audaz que conocen. ¡Analízalas y aplícalas en tu negocio!

1. NO TE PREOCUPES POR EL DINERO

“En mi primer año en Amazon estaba a cargo de la ‘gestión del espacio’, lo que significaba supervisar cómo era administrado el almacenamiento en nuestras bodegas. Cometí un error y puse demasiado producto en la parte superior de los estantes, y cuando llegaron los pedidos, los trabajadores no podían bajar los artículos lo suficientemente rápido para surtirlos. Fue un error colosal, así que le presenté a Jeff un plan para ahorrarnos dinero [cancelando el menor número de pedidos]. Estaba orgullosa de mí misma; pensé que estaba rescatando la situación. Él me miro y dijo, ‘Detente. No te preocupes por el dinero. Envía todo lo que puedas tan rápido como puedas; no dejes ir un solo pedido. Determina cuánto nos cuesta y asegúrate de que no vuelva a pasar.’ ¿No te preocupes por el dinero? La mayoría de las compañías dicen que el cliente es lo más importante, pero al final, hacen lo que es mejor para la compañía. Para Jeff, genuinamente se trata de lo que es mejor para el cliente.” -Nadia Shouraboura, fundadora y CEO, Hointer

2. OLVIDA LOS RESULTADOS Y CONCÉNTRATE EN LOS APORTES

“Cuando observas cómo Jeff Bezos interactúa con Wall Street, dice ‘Mira, no me interesan los ingresos ni las ganancias. Si quieres hacerme responsable de ingresos y ganancias, entonces las acciones de Amazon no son las que deberías estar comprando.’ En cambio, se concentra en los aportes: cómo las nuevas iniciativas se integran con Amazon Prime, el número de hogares a los cuales brinda servicio, el número de bodegas que ha construido. Si analizas escrituras y mitologías, muchas de ellas hablan de guerreros cumpliendo con su labor sin preocuparse sobre los resultados. Es un concepto muy poderoso, dar el máximo en las cosas que puedes controlar y no preocuparte sobre aquello que está fuera de tu control. He hablado con quizás 50 CEOs el año pasado durante reuniones de venta, y me desconcierta cómo la mayoría de ellos se muestran sumamente empáticos en cuanto al crecimiento, los ingresos y las ganancias, pero no piensan mucho en los aportes que son necesarios para alcanzarlos.” -Guru Hariharan, fundador y CEO, Boomerang Commerce

3. SÉ UN LÍDER, NO SÓLO UN TOMADOR DE DECISIONES

“En 2003 formé parte del puñado de personas que empezó Amazon Web Services, que provee aplicaciones de computación en la nube y es un negocio muy grande en el presente. Me asignaron la labor de averiguar cómo monetizarlo y tuve la oportunidad de trabajar de forma relativamente cercana a Jeff. Pasado un año, mi equipo tuvo la idea de crear un programa de lealtad. Nuestro CIO, Rick Dalzell, convocó a una reunión con Jeff, quien dijo que esa no era una buena idea para Amazon. Tan afable como era yo, de hecho, le pregunté, ‘¿Puedes explicar por qué?’ Él hubiera podido ignorarme fácilmente, pero describió de forma paciente y articulada por qué nuestra idea no era buena para la compañía, pero sería buena para otras empresas que implementaban programas de lealtad en ese tiempo. Entendí dos grandes cuestiones. Una fue la claridad de pensamiento que noté en Jeff. Me forzó a pensar, y ese es el tipo de claridad de pensamiento al cual aspiro. En segundo lugar, fortaleció mi confianza en él como líder, porque utilizó ese momento para enseñarme algo.” -Vikas Gupta, cofundador y CEO, Wonder Workshop

4. INCLUSO MIENTRAS CRECES, ENCUENTRA FORMAS DE MANTENERTE PEQUEÑO

“Si resumiera en esencia lo que significa tener a Jeff Bezos como líder de la compañía, lo haría en la frase: Piensa en grande. El lema interno de Amazon en realidad se convirtió en ‘Trabaja duro, diviértete, haz historia.’ Ten grandes ideas, pero sé minucioso en cuanto a cómo alcanzarlas. La clave es mantener a todos enfocados en las necesidades del cliente. Y la forma de hacerlo es organizando a tu fuerza de trabajo en pequeños equipos que estén cercanos a los clientes. En los inicios de Amazon Web Services (AWS), mi equipo estaba muy enfocado en los clientes que querían pagos, mientras que otros equipos se enfocaban en los clientes que necesitaban almacenamiento. Esa noción de equipos pequeños, de mantener una cercanía con los clientes, estaba viva incluso dentro del equipo más grande que era AWS. En plataforma de comunicaciones en la nube de Twilio hemos adaptado esto como ‘Caminar en los zapatos del cliente.’ A donde sea que vayas en nuestras oficinas, hay zapatos reales enviados por nuestros clientes. Es un recordatorio constante sobre cómo triunfar.” -Jeff Lawson, cofundador y CEO, Twilio

 

FUENTE: ENTREPRENEUR

Deja tus comentarios