SOFOM vs Banco: ¿Cuál es la mejor opción para tu PYME?

El mundo financiero no siempre es fácil de entender, por el contrario, resulta ser un ámbito sumamente complicado y con un continuo sobreflujo de información para sus usuarios. Sin embargo, por más que nos queramos mantener alejados de este complejo universo, resulta absolutamente vital e inevitable para toda persona que desee formar parte de la sociedad. En nuestro país hay una infinidad de oferta de productos financieros y hay diversos tipos de entidades financieras que los ofrecen, cada una de estas con sus propias ventajas y desventajas, así como sus variaciones en regulación, limitaciones, mercado meta, ofertas, etc. En el blog de hoy nuestro objetivo es presentarte dos de estas entidades financieras, ayudarte a entenderlas a fondo y que de esta manera puedas decidir cuál de estas dos es la opción ideal para tu negocio.

¿Qué es un Banco?

Los bancos son las instituciones financieras mejor conocidas en nuestro país. Se especializan en otorgar préstamos a usuarios que cumplan con ciertos requisitos, así como a ofrecer cuentas de ahorro al público en general. El trabajo de un banco en nuestra sociedad es fungir como intermediario para facilitar el movimiento de capital entre los usuarios. Algunos de los servicios que los bancos ofrecen son los siguientes: 

  1. Transacciones
  2. Depósitos
  3. Pagos automáticos
  4. Préstamos
  5. Inversión
  6. Banca en línea
  7. Seguros

¿Qué es una SOFOM?

Para comenzar hay que saber que las siglas de la palabra SOFOM significan, Sociedad Financiera de Objeto Múltiple. Las SOFOMES son sociedades anónimas que están registradas por ley ante la Condusef para poder ofrecer al público productos financieros como créditos, arrendamiento financiero y factoraje financiero,

Regulada vs No regulada

Este tipo de entidades se dividen en dos grandes categorías: Reguladas (E.R) y no reguladas. (E.N.R). La diferencia principal entre una Sofom regulada y una no regulada es que una sofom regulada está vinculada con instituciones de crédito y otras sociedades financieras, además de que para fondear sus operaciones emite valores de deuda inscritos en el Registro Nacional de Valores conforme a la Ley del Mercado de Valores, definido así por la CNBV. Por otro lado, las sofomes no reguladas no cuentan con esta relación con otras entidades financieras ni con valores de deuda inscritos en el Registro Nacional de Valores. 

Diferencias entre Sofomes y Bancos

Ahora que tenemos perfectamente claro que son estas entidades financieras y para qué sirven podemos comenzar a entender sus diferencias:

1. Productos Financieros: Un banco tiene una gama muy amplia de productos financieros, tanto de captación como de colocación; las SOFOMES solamente pueden realizar otorgamientos de crédito, arrendamiento financiero y factoraje financiero.

2. El fondeo, un banco obtiene sus recursos a través de los productos de captación mientras que una SOFOM no puede captar recursos del gran público inversionista y por lo tanto no puede abrir cuentas de ahorro o inversión.

3. Tiempos de respuesta: Los bancos son instituciones que otorgan de forma masiva créditos por lo que los tiempos de respuesta están acorde a los volúmenes de solicitudes que procesan, en cambio una SOFOM al atender nichos más específicos puede responder de una forma más ágil las solicitudes de crédito.

4. Flexibilidad, de acuerdo a las regulaciones sobre las que operan los bancos con relación a las reservas, las políticas de riesgo son muy estrictas, en cambio las SOFOMES son más flexibles respecto a las políticas de riesgo por lo que el buró de crédito no es necesariamente lo que determina el otorgamiento de los recursos sino que existen otras variables que permiten a un cliente poder acceder a un crédito.

5. Atención Personalizada y productos a la medida: Los niveles de institucionalización de la banca permiten ofrecer a un gran número de clientes productos previamente establecidos, por lo que personalizar un crédito es muy difícil lograrlo, una SOFOM por lo especializados que son los nichos que atiende puede diseñar productos a la medida de un cliente.

¿Cuál le conviene más a mi PYME?

La respuesta es complicada ya que depende por completo del caso individual de cada PYME. En general si tienes una manera de acceder a un crédito bancario, es probable que esa sea la mejor opción para tu negocio ya que las tasas de interés que un banco ofrece son menores a las que una sofom te puede otorgar. Sin embargo hay una serie de factores que pueden llegar a hacer que una sofom sea mejor para ti, por ejemplo si no tienes acceso a un crédito bancario, si necesitas que te otorguen el crédito con mayor rapidez o si necesitas un monto mayor al que el banco te ofrece. En esos casos una sofom puede ser la opción ideal.

Trínitas es una sofom no regulada cuya especialidad es otorgar préstamos a PYMEs que no tienen acceso a créditos bancarios. Nuestro objetivo es buscar CÓMO SÍ otorgarte un crédito a la medida para tu PYME y así cubrir tus necesidades de la mejor manera posible. Si te interesa obtener tu crédito y hacer a tu PYME crecer da click aquí mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *