Rescatando tu PYME de un mal Buró de Crédito

Hay pocos obstáculos tan temidos para una PYME como lo es tener un mal Buró de Crédito. Este hecho puede llegar a ser el final de un negocio en un abrir y cerrar de ojos terminando con toda posibilidad de obtener acceso a un financiamiento que permita que tu PYME sobreviva tiempos difíciles. Uno pensaría que para llegar a esta instancia se tendrían que haber tomado varias malas decisiones… pero terminar en esa lista es mucho más fácil de lo que podemos imaginar. El blog de hoy nos expondrá lo que te puede llevar a tener un mal Buró de Crédito, cómo esto te puede afectar y cómo puedes rescatar a tu PYME de este temido problema.

Qué te puede llevar a un mal Buró de Crédito

Como ya lo mencionamos antes, terminar registrado con un mal Buró es mucho más fácil de lo que parece. A continuación te listamos algunos ejemplos de esto proporcionados por la revista expansión:

  1. No pagar a tiempo la tarjeta de crédito.
  2. Ser aval de una persona morosa.
  3. No pagar a tiempo los préstamos.
  4. No liquidar la cuenta del plan de telefonía celular.
  5. Robo de indentidad.

Sí… tan sencillo como no pagar tu cuenta telefónica puede llevarte a un lugar en el Buró. Solo es cuestión de que un cliente te quede mal con un pago, que un negocio no salga de la manera que esperabas o inclusive que llegue al país una pandemia que detenga la economía.

El problema de esto es que los bancos no indagarán en las razones de tu mal Buró de Crédito, sino que simple y sencillamente te negarán cualquier préstamo para evitar esa clase de riesgo. Eso se convierte en un grave problema cuando tu empresa necesita un préstamo para tener flujo de efectivo y continuar con sus operaciones.

¿Cómo puedo rescatar a mi PYME de un mal Buró?

Estos son algunos consejos que puedes seguir para mejorar tu situación en Buró de Crédito:

  1. Busca una reestructuración de la deuda: Acércate al acreedor de la deuda y busca la manera de reorganizar los pagos para que puedas comenzar a arreglar la situación. Lo que más le importa al acreedor en este momento es recibir el pago por lo que aceptará cambiar los términos que se acordaron en una primer instancia para ayudarte a poder finiquitar tu adeudo lo más pronto posible.
  2. Encuentra asesores financieros: Hay empresas que se dedican a ayudar a reestructurar tu deuda, negociar con bancos e inclusive organizar tus finanzas por completo. El consejo número uno para no terminar en Buró siempre es no dejar de pagar.
  3. Al pagar tu deuda asegúrate de que tu historial haya sido limpiado, puedes checar tu Buró de Crédito de forma gratuita una vez al año.
  4. No caigas en trampas y fraudes: Existen empresas que ofrecen “salidas fáciles” del Buró de Crédito. Aquí te aseguramos que no hay tal cosa, la única forma de salir es cumpliendo con tus obligaciones de forma legal.
  5. Asegúrate de denunciar registros desconocidos: El robo de identidad es un problema grande en el mundo de los fraudes, esto puede llevar a que tengas un mal Buró de Crédito sin que lo sepas o sea tu culpa. Se tiene que reportar ante la Condusef para hacer una aclaración.

Por último mientras buscas la forma de aclarar tu Buró de Crédito existen instituciones financieras como Trínitas en las que este aspecto no es determinante. En Financiera Trínitas sabemos que llegar a tener un mal Buró en muchas ocasiones se debe a cuestiones incontrolables o impredecibles y no debe de ser razón para dejar de apoyar al sector que más bienestar económico genera para México: las PYMEs.

Si deseas comenzar tu proceso de solicitud para un crédito PYME da click aquí. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *